UE reafirma intención de pedir ayuda a Libia por migrantes

ROMA (AP) — Líderes de la Unión Europea reiteraron el jueves su intención de ayudar a Libia a combatir el tráfico de migrantes hacia Europa, pese a denuncias de grupos de derechos humanos de que ello es irresponsable dada la anarquía que reina en el país norafricano.

Los ministros del interior del continente, reunidos en Estonia, pidieron que los grupos humanitarios que rescatan a migrantes en alta mar se adhieran a un código de ética, tras acusaciones en Italia de que algunos de esos grupos están siendo cómplices de los traficantes.
Los ministros además prometieron tomar represalias contra cualquier país que se niegue a recibir a sus nacionales cuyas solicitudes de asilo no prosperaron, incluyendo la posibilidad de imponer límites a programas de visas.
“Esta es una iniciativa sin precedente”, declaró el ministro del Interior de Italia, Marco Minniti.
El encuentro tiene lugar en Talin, la capital de Estonia, en momentos en que Italia está advirtiendo que no puede seguir soportando sola la llegada masiva de refugiados. Italia ha amenazado con cerrar sus puertos a todo buque que no sea de bandera italiana, a fin de presionar a sus vecinos que acepten refugiados también.
Los ministros mencionaron la necesidad de enfrentar con temas de “desembarque” en su comunicado final, pero no dieron detalles ni compromisos definitivos.
Poco antes, Amnistía Internacional había emitido un reporte criticando a la UE por la idea de ayudar a Libia a patrullar sus costas a fin de frenar el éxodo de migrantes, afirmando que tal iniciativa sólo servirá para victimizar aun más a los migrantes.
Los refugiados corren el riesgo no sólo de morir en alta mar sino también de sufrir abusos y maltratos si son devueltos a Libia y quedan atrapados allí, dijo el grupo humanitario.
Más de 2.000 migrantes han muerto en lo que va de año en alta mar tratando de llegar a Europa, mientras que más de 73.380 han llegado a Italia. Para fines de año, se calcula que el número de migrantes en Italia igualará o superará los 181.400 que llegaron en el 2016, más de lo que hubo en los dos años previos, según el reporte.
La Unión Europea ha estado debatiendo posibles soluciones al problema, y ahora ha decidido recurrir a Libia, donde funcionan dos gobiernos paralelos. La UE desea equipar y entrenar al Servicio de Guardacostas y a la Marina de Libia, para que puedan rescatar a refugiados en alta mar y luchar contra el tráfico de personas.
___
Elaine Ganley contribuyó con esta nota desde París.