Palestino abatido al tratar de matar a policías

JERUSALÉN (AP) — La policía israelí mató a disparos a un palestino el lunes, luego de que pareció tratar de matar a puñaladas a unos agentes cerca de Jerusalén, en momentos en que el presidente estadounidense Donald Trump se encontraba en el país, informaron las autoridades israelíes.

El suceso ocurrió en Abu Dis, un poblado palestino en la periferia de Jerusalén, informó la policía. Añadió que el agresor corría hacia los agentes, puñal en mano, cuando fue abatido fatalmente.
Entretanto, estallaron enfrentamientos en la Cisjordania cuando los palestinos iniciaron una huelga en solidaridad con prisioneros palestinos en cárceles israelíes que se han declarado en huelga de hambre.
Decenas de jóvenes palestinos se enfrentaron a soldados israelíes y mercaderes palestinos cerraron sus tiendas en solidaridad con los prisioneros que están en cárceles israelíes.
Los sucesos coincidieron con la llegada de Trump en un viaje de dos días a Israel y los territorios palestinos. Aunque las protestas no eran directamente en contra del mandatario norteamericano, los organizadores tenían la esperanza de que la coincidencia atraería atención.
Los peores hechos de violencia ocurrieron en Qalandia, un retén vial en las afueras de Jerusalén, donde jóvenes palestinos prendieron fuego a neumáticos y pilas de basura, además de lanzar botellas y piedras a los soldados israelíes.
El ejército informó que los uniformados respondieron con gas lacrimógeno y perdigones de goma. El Ministerio de Salud Palestino dijo que tres personas resultaron heridas por balas reales, lo que fue negado por los militares.
Hubo cierre de vías en otras partes de Cisjordania, cuando la huelga de hambre cumplía su 36to día. Cerraron tiendas y oficinas públicas, quedó paralizado el transporte y no había tránsito en las principales arterias viales de las ciudades palestinas. Los mercaderes palestinos en el este de Jerusalén también cerraron sus tiendas como gesto de solidaridad.
Cientos de prisioneros palestinos se han declarado en huelga de hambre en las cárceles israelíes, en protesta por las condiciones penales, específicamente para que se les permita tener más visitas familiares. Israel denuncia que el cabecilla de la huelga, Marwan Barghouti, está manipulando la huelga para beneficiarse políticamente.
Un grupo activista palestino ha denunciado que varios de los huelguistas han tenido que ser hospitalizados.
El comité de prisioneros palestinos convocó a un “Día de Furia” el martes, el día en que Trump visitará Belén, para que “la voz de los prisioneros sea escuchada por el presidente”.