Juan Martín Del Potro y Roger Federer vuelven a verse en un US Open

NUEVA YORK (AP) — Juan Martín del Potro y Roger Federer no olvidarán nunca la final del Abierto de Estados Unidos de 2009, aquella en la que el argentino venció por primera vez al suizo.

Para Federer, fue la brusca interrupción a una seguidilla de cinco títulos en Flushing Meadows.

Para Del Potro, fue la conquista de su primer y único Grand Slam, dándose el gusto de derrotar a los dos mejores del mundo en las últimas rondas.

Ocho años después, volverán a encontrarse en el estadio Arthur Ashe, donde protagonizarán el miércoles un duelo de cuartos de final.

“Uno de esos partidos que me gustaría jugar otra vez. Siento que podría ganarlo de alguna manera”, evocó Federer sobre aquella final en Flushing Meadows que perdió en cinco sets, cediendo los dos últimos.

“Tuve tantas oportunidades en múltiples momentos”, añadió el astro suizo que rema por añadir el 20mo título de Grand Slam a su colección. “El único momento en el que él fue superior, en mi opinión fue el quinto set… Fue un bonito partido. De muchas idas y vuelta.

El público muy metido, empezó de día y terminó de noche”.

Entonces con apenas 20 años de edad, Del Potro ganó el cuarto parcial de esa final en un desempate y arrasó 6-2 en el quinto.

Pero el argentino se expresó inequívoco cuando le mencionaron lo dicho por Federer: “No quisiera jugar ese partido otra vez. Además estuve muy cerca de perderlo, fue un partido complicado”.

“Para mí, este estadio trae recuerdos del pasado y también es un honor enfrentarlo. Siempre es un privilegio enfrentar al mejor jugador de la historia”, señaló Del Potro la noche del lunes tras consumar una victoria en cinco sets ante Dominic Thiem, en la que remontó tras perder los primeros dos parciales.

“Supongo que la gente lo va a apoyar mucho a él, pero me van a respetar y tendré mi propia hinchada. Habrá un clima divertido desde las tribunas”.

Una necia tos acompañó el discurso de la ‘Torre de Tandil’ al hablar, síntoma de la gripe que ha padecido en los últimos días y que por poco le hizo pensar en abandonar su partido contra el austríaco Thiem.

Federer ha ido de menos a más en el torneo, enfrentándose a rivales contra los que acumula un inmaculado récord de 44-0. Su foja ante el argentino es de 16-5.

Tras un paréntesis de dos años, se enfrentaron por última ocasión en Miami este año, con victoria del suizo.

Cuando se consagró campeón del US Open de 2009, se anticipaba que Del Potro iba a ensanchar a cinco el denominado club de los ‘Cuatro Grandes’, junto a Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray.

Pero la carrera del argentino se vio frenada por tres cirugías en la muñeca izquierda, reincorporándose plenamente al circuito el año pasado, cuando ganó la medalla olímpica de plata en Río de Janeiro y formó parte del equipo que le dio a su país el primer título de la Copa Davis.

Todavía juega con reservas cuando debe soltar su revés de dos manos, pero sus drives con la derecha y saques siguen potentes, y Federer resaltó eso en su cuenta de Twitter, aludiendo al personaje de Thor.

Pero Del Potro sabe de la temporada especial de Federer, quien a sus 36 años se coronó en Australia y Wimbledon.

“Las veces que le he ganado, jugué muy agresivo y le hice correr sin que pudiera tomar el mando de los puntos.

Pero la verdad es que él está a un nivel altísimo, sobre todo en un año en el que muy pocos jugadores le han ganado y no sabemos cómo”.

EL OTRO PARTIDO:
Quien gane el Federer-Del Potro dirimirá una semifinal contra el triunfador de Rafael Nadal y Andrey Rublev.

La expectativa generalizada apunta a un Federer-Nadal, capítulo 38 en general y primero en Nueva York.

En 2009, Del Potro fue responsable de evitar un Federer-Nadal cuando venció al español en una semifinal.

Nadal se concentra en superar a Rublev, un ruso de 19 años que se convirtió en el cuartofinalista más joven en el torneo desde Andy Roddick en 2001.

Rublev es integrante de la llamada ‘Próxima Generación’ que tanto promociona la ATP promociona para darle relevo a los ‘Cuatro Grandes’.

“No sé si van a tener las carreras que hemos tenido nosotros”, comentó Nadal sobre la nueva camada y recitando de memoria la cuenta de títulos de Federer, Djokovic y Murray. “No sé con cuantos va a terminar los de esta generación.

Somos los que más tenemos en la historia.

Que haya pasado eso en un misma era hace muy complicada que ocurra en la próxima generación”.

También recordó la ocasión en la que conoció a Rublev, cuando el ruso fue a entrenar con Nadal en su natal Manacor, en la isla de Mallorca.

“Solo puedo recordar una cosa. Estábamos en invierno con un frío importante… y pegaba como una castaña (roca). Me decía que, ‘este chico se va romper’.

Me las pegaba todas a reventar y ya se veía que tenía algo especial en ese momento, con una velocidad de bola muy superior a lo que es su edad parecía”.
___
Siga a Eric Núñez en Twitter: http://twitter.com/EricNunezAP